Entre circo político y ambientalistas radicales

COLUMNA EL TOSTONAZO

Por Redacción

CANCÚN, 3 de febrero de 2021.- En un verdadero circo político se ha convertido el preámbulo del proceso electoral en Quintana Roo, donde siguen desfilando viejos personajes que continúan brincando de partido en partido con tal de figurar en la escena para ser tomados en cuenta en alguna candidatura para la jornada del 6 de junio próximo, donde se habrá de elegir a presidentes municipales y diputados federales.

La desbandada inició en el PRI mucho antes, donde han salido personajes como el dirigente de la CROC, Mario Machuca, y el ex líder priísta en Cancún, Mario Castro Basto. Le siguió la diputada Reyna Durán, quien se salió de Morena y se declaró independiente porque no contaba con el aval de su bancada para buscar la alcaldía de Cancún.

En los últimos días se dio la salida de José Luis González “El Pelón” del partido Movimiento Auténtico Social (MAS), para regresar a las filas del PRI; así como también el ex alcalde de Chetumal, Carlos Mario Villanueva Tenorio, renunció al PVEM, donde solo estuvo cuatro meses, para integrarse a las filas de Fuerza por México.

Pero hay también los que suspiran por la reelección, aunque el panorama ha cambiado y sus bonos democráticos están más que agotados. Por ejemplo, el caso del alcalde morenista de Othón P. Blanco, Otoniel Segovia, a quien sus errores y despilfarros le han cavado su tumba política.

Entre los morenos que quieren repetir figuran las alcaldesas de Benito Juárez, Mara Lezama, y de Playa del Carmen, Laura Beristain, quienes han alzado la mano, pero tendrán como su peor enemigo a sus propias equivocaciones y el mal manejo de temas neurálgicos como la seguridad, servicios públicos y la evidente falta de un apoyo real al sector económico y laboral ante la pandemia de Covid-1.

PELEA POR LA JOYA DE LA CORONA
En el caso de Cancún, la pelea de la joya de la corona está a otro nivel, donde ya se está dando una verdadera guerra por las candidaturas pero adentro de un mismo partido o coalición, como el que protagonizan la alcaldesa Mara Lezama y la diputada federal Maribel Villegas, quienes quieren ser las abanderadas de Morena-PVEM-PT-MAS.

Algo similar ocurre en el municipio Solidaridad donde la propia alcaldesa Laura Beristain se registró justo hace unos días para contender en busca de la reelección, pero no le ayuda mucho que digamos su bajo índice de aceptación en las encuestas y mucho menos la falta de acciones contundentes y obra pública propia en lo que va de su administración. Por ello, dicen los que saben que el senador José Luis Pech Várguez podría entrar al quite en la candidatura.

Entre los actuales presidentes municipales, quizá el único que tiene asegurada la reelección es el de Cozumel, Pedro Joaquín Delbois, sobrino del Gobernador Carlos Joaquín, quien al parecer ha dado línea para que lo respalde la nueva coalición PAN-PRI-PRD-Confianza Quintana Roo, unión política que a todas luces busca dar la batalla a la otra coalición conformada por los morenistas y sus aliados.


¿AMBIENTALISTAS O DESESTABILIZADORES?
A los que ya no se les entiende es a los grupos ambientalistas y vecinales de Puerto Morelos, pues tanto estuvieron pidiendo una reunión con representantes de Fonatur y desaprovecharon la oportunidad tener un diálogo respecto a la obra de desvío del Tren Maya, ya que lo único que dejaron claro es que buscan la confrontación y generar desestabilización en contra de la obra que traerá beneficios a la comunidad portomorelense, como la ampliación de la avenida Zetina Gasca que permitirá el desahogo vehicular en la zona urbana.

En un intento más de acercarse para escuchar de viva voz las inquietudes de los vecinos, funcionarios de la dependencia federal acudieron a una reunión donde solo recibieron críticas sin fundamento y hasta insultos de parte de quienes se ostentan como representantes de organizaciones de la sociedad civil y grupos como Puerto Morelos Sustentable y Voces de Quintana Roo.

Trascendió que estos grupos, junto con líderes de vecinos, son los mismos que han adoptado una postura radical no sólo en contra del Tren Maya, sino también de programas y acciones que ha llevado a cabo el propio Ayuntamiento de Puerto Morelos, desatando, incluso, una campaña sucia en redes sociales.

Todo parce indicar que su interés está lejos de buscar el beneficio de los habitantes de Puerto Morelos y sólo aprovechan la coyuntura del proceso electoral para buscar algún premio político y de paso desestabilizar proyectos importantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *