Tomás Auñón se niega a desalojar zona marítima del hotel Las Velas

• Durante más de 20 años el empresario y su familia han vivido a expensas del inmueble y la zona marítima federal sin pagar adeudos millonarios en impuestos, derechos, servicios públicos y sueldos caídos de los trabajadores.

• La Fiscalía General del Estado actuó lícitamente ejerciendo justicia a la víctima de despojo la empresa Chichi Bichi, S.A. de C.V., tras una investigación realizada por la Profepa, Fiscalía General de la República y la misma FGE.

CANCÚN, 22 de noviembre de 2021.- Después de 20 años sin pagar impuestos, servicios públicos, derechos federales y adeudos millonarios, el empresario Tomás Auñón se niega a desalojar la zona marítima federal del hotel Las Velas Cancún, el cual se encuentra además semi abandonado y sin operación turística alguna desde el año 2008 por problemas legales con los trabajadores a los que les debe una fortuna de salarios caídos desde 2001 e intenta despojar de manera ilegal la zona marítima federal a su legítimo propietario la empresa Chichi Bichi S.A. de C.V.

Lo anterior a pesar de que en tiempo y forma el hotelero fue notificado notarialmente del resolutivo de las investigaciones efectuadas por autoridades de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Fiscalía General de la República (FGR).

Por su parte la Fiscalía General del Estado de Quintana Roo actuó lícitamente en seguimiento a la carpeta de investigación número 12695/2021 ejerciendo justicia a la víctima de despojo, es decir la empresa Chichi Bichi, la cual es legítima concesionaria de la zona marítima federal desde el 2018, ya que la concesión a favor de Las Velas Resorts fue extinguida desde hace 10 años por falta de interés jurídico y el impago de los derechos correspondientes.

Organizadora Turística Internacional (OTISA) era propietaria de el Hotel y la operadora administrativa del hotel era la empresa Las Velas Resorts SA de CV. El centro de hospedaje está ubicado en el Kilómetro 3.3-3.5 del Bulevard Kukulcán de la zona hotelera, esquina con calle Galeón, inmueble que ha tenido varios nombres como Las Velas Resorts, Hotel Elan y Hotel Nichupté.

La Operadora Hotelera Las Velas Resorts S.A. de C.V. fue constituida mayoritariamente por otra firma en un paraíso fiscal en Las British Virgin Islands, lo que todo parece indicar era para una planeación fiscal de la administración de los hoteles, siendo Tomas Auñón el representante legal de ambas razones sociales. Sin embargo, esta empresa no era dueña ni tenía interés jurídico sobre la propiedad del hotel.

En el año 2001 el hotel Las Velas fue emplazado a huelga por la falta de pago a los trabajadores, quienes demandaron tanto a OTISA como a Las Velas Resorts y/o Tomas Auñón, pero el empresario nunca hizo frente a esta demanda y mucho menos cumplió con el pago que exigían sus ex empleados.

El hotel dejó de operar en junio del 2008 cuando ya había acumulado millonarios adeudos con la CFE, el SAT, créditos vencidos en los bancos y con Aguakán, concesionaria que tuvo que cancelar el drenaje del hotel en la calle Galeón ese mismo año y hasta la fecha se desconoce el destino final de las aguas negras.

Sin embargo, Tomás Auñón junto con su familia nunca se salieron del hotel y lo han ocupado de manera ilegal desde ese entonces, así como han usufructuado la zona marítima federal sin que este empresario haya pagado sus deudas y mucho menos los impuestos, derechos o los servicios públicos que adeuda desde hace 20 años.

LOS LEGÍTIMOS PROPIETARIOS

Según datos recabados, de el hotel Las Velas y la propiedad completa del inmueble fue adjudicada en Cuarta Almoneda el 17 de enero del 2020 por un monto de 99 millones 347 mil 220.64 pesos, cantidad que adeudaba tanto OTISA como Las Velas Resorts y/o Tomás Auñón a los trabajadores desde el año 2001.

Dicha adjudicación consta en el Registro Público de la Propiedad con el Folio Electrónico 143509, por lo que desde esa fecha el terreno y el hotel Las Velas dejó de ser propiedad de OTISA y de la empresa Operadora Hotelera Las Velas Resorts SA de CV y/o de Tomas Auñón.

No obstante, esta persona y su familia siguen usufructuando y viviendo en el inmueble siguiendo un juego legal de amparos para evitar el desalojo de la propiedad.

NUNCA PAGARAON DERECHOS
DE LA CONCESIÓN

Por lo que respecta a la zona marítima federal OTISA tenía la concesión desde 1985, la cual le fue revocada por adeudos que superaban los 10 millones de pesos, pero mañosamente solicitó la concesión a través de la figura moral Las Velas Resorts S.A. de C.V. y se le otorgó en el año 2009 con el número DGZF 1415/09. Sin embargo, nunca fue a recoger el documento y tampoco hizo el pago de los derechos correspondientes, por lo que el 7 de enero de 2011 le fue revocada dicho permiso.

Extinguida la concesión con el oficio 04/SGA/ZFM/1658/10-000029 por la SEMARNAT. El 18 de septiembre de 2018, casi 7 años después, la zona marítima federal fue concesionada a la empresa Chichi Bichi S.A. de C.V. bajo el número de concesión DGZF-748/18, siendo que el 20 de diciembre de ese mismo año fue el representante legal de ésta a tomar posesión y se hizo una fe notarial de este acto y de la ocupación ilegal que realizaba Tomas Auñón, lo cual se le notificó oportunamente y solicitando su entrega y acceso a ella.

Fue el notario público 49, Leonardo Medina, quien dio fe y dejó asentada con la escritura pública 13872, para notificar al nuevo concesionario y solicitar permiso para el acceso al inmueble, pero al llegar los representantes de la empresa Chichi Bichi fueron repelidos por agentes de seguridad contratados por Tomas Auñón.

RECUPERAN ZONA FEDERAL
OCUPADA ILEGALMENTE

Con el acuerdo PFPA/29.7/2C.28.2/0002/2019 con fecha 9 de enero de 2019, la SEMARNAT y PROFEPA admitieron el trámite de Investigación de Denuncia de que la Zona Marítima Federal se encontraba ocupada Ilegalmente por personas ajenas y que fue negado el paso a los representantes de la concesionaria Chichi Bichi S.A. de C.V, por lo que solicitaron la intervención de SEMARNAT y Profepa para el desalojo de los invasores ilegales.

Después de un estudio y análisis por parte de la PROFEPA y la Fiscalía General de la República (FGR) fue turnada a la Fiscalía General del Estado de Quintana Roo la Investigación con el número de expediente 12695/2021, por lo que el 13 de octubre del presente año la FGE procedió a realizar el aseguramiento en forma legal, informando a los invasores que debían desalojar.

En el acto de aseguramiento, David Alejandro Selem Salinas realizó un Peritaje Pericial Topográfico con el número PERITAJE No 01-13/OCTUBRE/2021, a fin de establecer la identificación de coordenadas georeferenciadas de la zona marítima federal, mismas que se marcaron en el piso según el cuadro de construcción de la Concesión DGZF-748/18 a favor de la empresa Chichi Bichi, por lo que se acordonó el área asegurada.

OCUPANTE AMENAZA E INTIMIDA
A GUARDIAS DE SEGURIDAD

Sin embargo, Tomás Auñón se negó a desalojar el inmueble y amenazó a los guardias de seguridad y personal que mantienen la supervisión del aseguramiento, diciendo que los acusaría de robo de joyas y artículos de valor de las instalaciones del hotel. Amenazandolos de la pérdida de libertad. Y para amedrentarlos más, incluso hizo que los atacara un Pastor Alemán entrenado para vigilancia.

Por todo ello se solicitó a la Fiscalía General del Estado la oportunidad de poner malla perimetral para salvaguardar la integridad física de los guardias y personal de custodia del área citada, mientras la dependencia estatal mantiene abierto el expediente 12695/2021 para dar oportunidad de aportar cualquier otra prueba documental que consideren las partes esperando el fallo final del juez.

Conviene señalar que la concesión DGZF-748/18 a favor de empresa Chichi Bichi se encuentra al día en el pago de sus derechos, por lo que es la legal derechohabiente de la Zona Marítima Federal en cuestión, aún cuando estaba siendo bloqueada y ocupada ilícitamente por Tomás Auñón y su familia, quienes mañosamente con artilugios legales siguen tratando de despojar de sus derechos a la concesionaria Chichi Bichi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *