Cirujanos confunden a pacientes y a uno le quitan órgano sano

NORUEGA.

Cualquiera puede tener un día malo en el trabajo, de eso no hay duda. Pero hay errores que cuestan muy caro.

Los cirujanos tienen poco margen de error, pues la vida de otra persona está en sus manos. Que ellos pasen un mal rato en su horario laboral puede ser gravísimo.

Para su desgracia, un paciente noruego lo comprobó, pues por error le extirparon el colon.

Resulta que el pasado mes de noviembre los médicos de un hospital ubicado en la ciudad de Bergen, Noruega, realizaron un procedimiento que no debían.

Un enfermo ingresó al nosocomio con dolor de estómago y los doctores pensaron que se debía a la espina de un pescado que se había tragado. Por ello decidieron llevarlo al quirófano.

Pero en la lista de gente que debía ser sometida a una intervención quirúrgica había una antes que él a la cual debían quitarle el colon. Y por error alteraron el orden en los puestos del quirófano.

Así que al hombre que fue por un dolor en el abdomen le quitaron un órgano que sí le servía.

Los cirujanos se dieron cuenta demasiado tarde y no pudieron hacer mucho más que asegurar que algo así volvería a pasar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *