Reunión «en lo oscurito» entre Angel Rivero y López Mena

Columna EL TOSTONAZO

Redacción/www.eltoston.com.mx

CANCÚN, 01 de agosto.- En la etapa final para decidir quien será el nuevo rector de la Universidad de Quintana Roo, empieza a calentarse el escenario pero también surge la desesperación que estaría orillando al rector saliente, Angel Rivero Palomo, a hacer sus arreglos en lo oscurito para garantizar que no sea llevado al banquillo de los acusados y de esta manera cuidarse las espaldas en el futuro cercano.

Justamente hace unos días en la sede de la Rectoría de la UQROO en Chetumal, se le vio a Rivero Palomo en una “reunión secreta” con Francisco López Mena, ex Secretario de Gobierno, quien aspira y suspira por ocupar la silla de la rectoría de la máxima casa de estudios del estado.

Si no tuvieran nada que esconder dicho encuentro se hubiera realizado a todas luces y no en una tarde de manera muy sigilosa. Si no hubiera nada que ocultar, tampoco se vería extraño que un rector se reuniera con uno de los aspirantes, en aras de la transparencia y del proceso democrático que debe tener la elección del siguiente rector.

No obstante, cuando el río suena es que agua lleva y en este caso Rivero Palomo sería el más afectado si el nuevo rector decide hacerle una auditoría o revisar sus cuentas, ya que es bien sabido que hay números que no cuadran y el presupuesto durante su gestión se despilfarraron en viajes, salarios, contratos a terceros y otros apoyos no muy claros.

Y no es para menos si tomamos en cuenta que la Universidad de Quintana Roo goza de un presupuesto anual de más de 400 millones de pesos, los cuales deberían de invertirse de manera por demás transparente y en las prioridades que actualmente demanda la casa de estudios.

Si bien el Gobernador del Estado, Carlos Joaquín González, aparentemente no tiene candidato preferido para rector de la UQROO y ha declarado que respetó la decisión de Francisco López Mena de separarse de la Secretaría de Gobierno para registrarse como aspirante a ese encargo, parece que el actual rector si tiene preferencia por alguien en particular.

En un supuesto escenario quien piensa mal podría concluir que Angel Rivero Palomo podría usar su posible influencia al interior de la Junta Directiva para inclinar la balanza a favor de López Mena, o en el peor de los casos lo estaría haciendo a espaldas de los propios integrantes de este órgano que tendrá en sus manos la decisión de nombrar al nuevo rector bajo los principios de imparcialidad y legalidad, poniendo a prueba la tan anhelada autonomía de la UQROO.

Mientras tanto, en estos días continúa el proceso de entrevistas a los 9 aspirantes a la rectoría con la Junta Directiva, la cual el próximo 15 de agosto tendrá que dar a conocer su decisión y al día siguiente estarían nombrando al nuevo rector de la UQROO para el periodo 2019-2023.

REBATINGA POR DIRIGENCIA

DE LA CTM EN Q. ROO

Apenas en la administración municipal 2016-2018 del Ayuntamiento Benito Juárez, José Isidro Santamaría Casanova fungió como regidor del PRI, partido por el cual también había sido diputado y durante muchos años fue considerado uno de los más influyentes líderes sindicales en Quintana Roo.

Había gozado de privilegios y de puestos políticos para él, sus familiares, amigos y conocidos, al grado de que el actual dirigente municipal del PRI en Cancún, Pedro Reyes Pérez, también pertenece a las filas cetemistas, al igual que el ex candidato a diputado Enoel Pérez Cortés, quien fuera delegado federal de la Secretaría del Trabajo en la entidad.

Sin embargo, el poder es tan efímero como la fama, al grado de que el 25 de julio pasado Santamaría Casanova fue detenido acusado del delito de trata de personas en su modalidad de explotación sexual, derivado de una investigación de la Fiscalía General de la República, que hoy se sabe tiene sus orígenes en una denuncia de mujeres extranjeras que habrían sido contratadas para «laborar» en sus bares de giro negro.

Y es que al líder sindical se le vincula con tres bares en Cancún: “Dassan” y “Divas”, que se encuentran en la zona hotelera, y “El Ejecutivo”, que opera en la céntrica Supermanzana 64 de esta ciudad.

Por lo pronto, ayer un juez lo vinculó a proceso y le dictó dos años de cárcel preventiva oficiosa, pero de ser encontrado culpable, Santamaría Casanova podría recibir una condena de 15 a 30 años de prisión.

En tanto, al interior del sindicato ha iniciado la rebatinga por quien asumirá la dirigencia de la CTM que tendrá que dejar Santamaría, la cual ostentó durante 28 largos años, siendo que su actual periodo debería concluir hasta el año 2023.

Deja un comentario